Visitanos en FacebookSiguenos en TwitterVisitanos en Google PlusVisitanos en PinterestVisitanos en Youtube

Consejos que harán que tu lavadora no se estropee mañana

lavadoras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes y después de cada lavado:

  • En la lavadora, lava bien el interior de la puerta y las juntas para evitar que la suciedad que se acumula en ellos manche tu ropa.
  • Deja abierta la puerta de la lavadora un buen rato después de cada lavado para que se seque completamente y no crezca moho en su interior. De lo contrario, hará que tu ropa huela a humedad y se convierta en un arma química pegada a tu cuerpo.
  • Igualmente, vacía siempre la lavadora inmediatamente después de cada lavado por el mismo motivo.
  • Usa siempre el detergente adecuado para tu lavadora y en la cantidad óptima. Si normalmente no hacemos demasiado caso a las etiquetas de los detergentes, solemos ignorar por completo las instrucciones de cada fabricante de lavadoras, y es importante tenerlas en cuenta para usarlas correctamente.
  • Asegúrate siempre de que la lavadora y la secadora están correctamente niveladas, regulando sus patas para que el peso se distribuya por igual en las cuatro. De lo contrario, bailará con los centrifugados y el bamboleo de la ropa, y esto hará un ruido más molesto en la casa y dañará sus componentes internos.

Cada mes:

  • Inspecciona igualmente tubos y racores de la lavadora: es importante que no haya conexiones demasiado apretadas, así como localizar rápido cualquier tipo de grieta o fuga en las mangueras. De lo contrario, la próxima fuga podría provocar una inundación y estropear no solo tus electrodomésticos, también tus suelos, muebles, etc.
  • Limpia la puerta, las juntas y el tambor con una solución de agua y vinagre a partes iguales, para matar bacterias y eliminar malos olores y manchas.
  • Comprueba el filtro de tu lavadora, vacíalo y límpialo bien.

Cada 3 meses:

  • Lava el filtro de pelusas con detergente para eliminar residuos químicos invisibles que puedan restringir el paso del aire.

 

Cada año:

  • Saca, limpia y comprueba a fondo el mecanismo completo de salida del aire de tu secadora, sustituyéndolo si observases cualquier anomalía, grieta o deformidad. Los problemas en la salida del aire de las secadoras causan incendios cada año con daños masivos al hogar.
  • Cambia mangueras y tubos cada 5 años como máximo como precaución. ¡Esta medida te ahorrará mucho dinero en disgustos mayúsculos e inesperados!

Otros trucos:

  • Cambia los tubos de plástico de tu lavadora por otros de metal trenzado para evitar problemas como estallidos.
  • Para evitar la oxidación de tus electrodomésticos, tapa las grietas, arañazos y pequeños agujeros de la chapa exterior con pintura adecuada para metales.

 

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dieciseis =